Seguidores

martes, 24 de abril de 2012

Capítulo 8: "Pasado, nunca pisado".


Kate.

Corrí. Corrí demasiado y no giré mi cabeza para ver si me seguía. Todo estaba demasiado borroso, y mis lágrimas empañaban lo suficiente mis ojos para no saber dónde me encontraba. La noche ya estaba más que sentada sobre la ciudad, y yo me encontraba en un lugar del que no conocía nada. Todo me era extraño, nada familiar. Me acerqué a una esquina, lo suficiente separada del callejón en el que me encontraba, y me hundí entre mis brazos. No aguantaba más la situación en la que podía encontrarme. No soportaba ser diferente al resto de personas, al igual que tampoco soportaba la situación de sentirme sola. Quería llamar a Natalia, a Grace, o ¿Por qué no? Decirles que vinieran a por mí. Quería estar con ellas y que me hicieran sonreír como a menudo solían hacerlo. Necesitaba que me abrazaban y me tranquilizaran, y que una vez más borraran mi pasado. Mis lágrimas, y mis dolores de cabeza repentinos.
Pero, por alguna razón, no lo hice. No saqué el móvil, ni miré la hora en la que estábamos. No hice ningún amago de decir algo en esa noche tan oscura, ni recurrir a las personas que en esos momentos formaban mi vida. Me hundí sola, sin nadie. No quería que descubrieran a esta Kate, no podía hacerlo. Me gustaba que mis amigas me recordaran con una sonrisa, con algo divertido en la boca. Me gustaba hacerlas reír como la que más, y mancharme y mancharlas de helado. Me gustaba pasar las tardes junto a ellas en el mismo banco, y hablar hasta que se pasaban más de las nueve y nuestros padres nos castigaban. Desde que había llegado nueva a ese instituto, me habían acogido como una más, sin importarles mi pasado. Mirando más allá de mi fachada. Observando y descubriendo mi interior sin hacer preguntas, solo a base de sonrisas. No, no podía defraudarlas y mucho menos preocuparlas por lo que me estaba pasando en esos momentos. Ellas habían arriesgado tanto por mí, que me parecía egoísta cargarles los problemas. Esa no era la Kate que era ahora. Yo había cambiado, y no quería volver a mi pasado pasara lo que pasara. O quizás debía volver para arreglar lo que no tuve valorar a solucionar.
Levanté mi cara llena de lágrimas, y encontré una mano tendida delante de mí. Miré más arriba, y me encontré con unos ojos cálidos amarronados. Se agachó, y con los dedos limpió mi cara toda llena de pequeñas marcas de agua negra.
-¿Por qué lloras?-Me dijo-No creo que debas hacerlo.
-No sabes nada.-Contesté-No intentes descubrirlo, te lo advierto. Nadie lo sabe y tú no vas a ser el primero.
-¿Qué coño te pasa, Katherine?
-Olvídame.-Dije de mala gana.
-¿Quieres que te olvide?-Asentí-No te entiendo.
-Ni me entenderás.
-Como sigas así, me obligarás a llamar a tus amigas.
-No te lo cogerán sabiendo que eres tú.
-Sé que les has hablado de mí. ¿Quieres que lo comprobemos?
Le cogí la mano al vuelo.
-No lo hagas.
-¡Venga ya!-Dijo frustrado-Eres increíble. Increíblemente cabezona. ¿No ves que nos importas?
Silencio.
-Va Kate. No lo hagas por mí, hazlo por ellas. Llámalas, sé que te quieren tío. Van a dar mucho por ti. ¿Tienes problemas en casa, o algo?
-Ignórame Daniel.
-Vale, es eso. Tienes problemas. ¿Con tus padres?
Nuevamente silencio. ¿Padres? ¿Tenía yo de eso? Sí, por supuesto. Al otro lado del país. Disfrutando de una preciosa vacaciones hawaianas. Sol, playa. Bebidas y bebidas. Fiestas y fiestas. Adoraba a mis padres. Sí, por supuesto. Los adoraba tanto, que vivir sin ellos me partía el alma. Sé que no notaréis mi sarcasmo, sé de sobras que soy pésima en serlo, pero, me jodía que hicieran eso.
Daniel me interrumpió de mis pensamientos.
-Kate, ¿y tus padres?
-Fuera.
-¿Y la señora que vive contigo?
-Lárgate.
-¿Tú casa? ¿Por qué viniste nueva al instituto? ¿De dónde eres? ¿Quién eras? Espera, espera. ¿Quién eres?
-¡Vete!-Me levanté-Olvídate de mi como lo hacen todos. No soy nadie, ¿lo ves? No existo. No existo ni para ti, ni para mis padres. Soy invisible, ¿lo pillas? Invisible. Nadie sabe nada de mí, a nadie le importo. Mis amigas son mi vida, y lo único que me queda. ¿Crees que les voy a molestar llorando? No. Así que déjame sola. Piérdete y no vuelvas a por mí nunca más. Y cuándo te dije que te quería, mentía. Si no me quiero a mi misma, ¿cómo voy a querer a otro? Vete Daniel, por favor.
Volví apoyarme en la esquina de aquel lugar, y me hundí en mis propios brazos. Oí unos pasos que se alejaban, y una voz que tarareaba algo. Que murmuraba alguna que otra frase. Levanté la mirada, y lo vi. Y a pesar que lo odiara con todas mí fuerzas, que me intentara engañar para que creyera que me iba a dejar sola, y que por una vez en su vida me iba hacer caso, mentía. Porque junto con Grace y Natalia, era la persona que más me importaba en ese momento.

8 comentarios:

  1. ME ENCANTAAA! Publicaad prontoo! :D Un besaazo guapisimas! :)

    ResponderEliminar
  2. WOOOOW. es absolutamente increíble. ME ENCANTA. a ver si te conectas más, hace siglos que no hablamos -.-' :'(

    ResponderEliminar
  3. OOOOOOOOOOHHHHH!!!!!!!! increíble:) en serio, como escribis todas!!!! jejeje:) Pero pobre Kate D:
    UN BESITO Y ANIMO DESDE
    http://sorbos-decafe.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. me encanta vuestro blog:) estoy empezando uno con una amiga, si quereis pasaros por
    cintasviejasdecassette.blogspot.com
    si te gusta siguenos y dejanos tu comentario :))

    ResponderEliminar
  5. Chicas tenia muchísimo sin comentarD:
    El capitulo me dio muchisima tristeza): Como estaba Kat. y como trato a Daniel, que e tan solo queria ayudarla.
    Me gusto muchisimo el capitulo Mel.
    Me encanta como escribes, como escriben las tres.
    Besos linda

    ResponderEliminar
  6. valeee... siempre me haceis igual :(
    cmo puñetas m pngo a vuestra altura?? :'(
    jajjaaj tia, me a encntado, cmo todo lo q haces. Un bsito pltana ^^
    <3

    ResponderEliminar
  7. FElicidades por este precioso blog.
    Te sige,
    la chica de las gafas.

    ResponderEliminar